Ocaso de este mundo, se que existes y que no puedes mirarme. El fuego marco mi cuerpo luego de que tus labios se pasearon en él, nuestra hora se acabo. Quisiera que vuelvas a acariciarme, que abandones a tu mujer para encerrarte conmigo y que ya no me temas. Mi cabello emblanquecido es solo un testimonio del tiempo que llevo aguardando. Como en aquel cuarto de sombras y una tenue luz roja, donde por última vez me deleite con tu presencia, siento que por más lejos que estés, nunca podrás desenterrarme de ti. Espero, te espero, y te sigo esperando….

No hay comentarios:

Algodón y azúcar

Él parece de algodón y azúcar, Pero en el centro es una roca despiadada. Él puede llenarte de amor, Pero sus huecos insaciables No te p...