Sueño que soñaba como en un sueño... Y estoy despierto

Cruzando el barrio por los techos ajenos, persiguiendo a un criminal.
La vida sin sueño no es vida si no soñamos para despertar siempre a ella y discriminar entre realidad y fantasía. 
Te vi desistiendo por ultima vez cerrando todos los caminos
Y todos mis espacios de relieve.
Cubriendo...
Una vez más, como hacia mucho tiempo, nos pusimos de acuerdo:
Un silencio complice, una piel que nunca acaba acaba por acabar la historia.
Las mentes se fortalecen, es la era del iluminismo y la razón del hombre.
En un paso agigantado reencontramos el camino
En microsegundos desdibujamos todos los libros
Las poesías serán obras para alguien más
Mediocres amantes banales, ilusos que buscan palabras hechas o almas perdidas que solo viven a través de otros corazones.
Los sonidos y secretos intimos al oído,
Las promesas que dieron que pensar...
Una vez más y para siempre
O una última vez y nunca más.

Quien les dirá que nada es para siempre,
Sólo los recuerdos fuertes

¿Amanecerá?


(El subconsciente es más consciente de lo que se cree). 


No quiero pensarlo, no pienso. Ideas, imágenes, se vienen a mi cabeza y las esfumo como humo a manotazos:

Oigo a mi alma susurrar entre las hojas y limones, de noche.
Todavía está oscuro, si.
Oigo sin entender pero imagino que quiere.
En la penumbra hay calma, la bestia duerme
Oigo el murmullo de mi alma y temo que alguien más la escuche.
Hubo algo por los rincones
Cada vez por más rincones.
Moviéndose por ahí,
Jugando con mi alma
A escondidas de ella
Quien pocas veces
Quiere salir a ver,
Quien siempre se esconde,
Quien ahora, susurra.
Intrigada, curiosa quizás.
Hizo silencio, de esos que guardan cosas
De esos que quieren apropiarse de los momentos
Y ponerlos bajo llaves.


Sombras sin forma ancladas en la tierra porque si
Con miedo
Con risas tímidas
Parece que hasta se ríen de mi
Jugando a las escondidas.


Yo intuyo lo que mi alma quiere decir
Tiene ganas de romper los vidrios de esa ventana
Desalojar su cueva, su mediocre fortaleza.
Tiene ganas de gritar

Incluso hasta de llorar, creo,
Pero bien
Y salir a jugar con las sombras por el jardín.
Yo intuyo que mi alma ya no se siente sola
Aun sola
Porque hay algo correteando ahí afuera.
Yo intuyo que mi alma quiere volver a sentir
Quiere que yo la libere
Pero hicimos un trato hace tiempo


No voy a desamarrar sus cuerdas
No voy a dejar que se vaya otra vez
Ella sabe el precio de su libertad
Y ella no es quien debe pagar.


Aún es de noche,
Voy tanteando en la oscuridad
Y las sombras, de a poco, van tomando forma
Y son suaves, ahora,
Son suaves y están llenas de calor.


Las sombras con piel,
Los deseos que hablan fuerte
Y siempre piden otra vez.

Algodón y azúcar

Él parece de algodón y azúcar, Pero en el centro es una roca despiadada. Él puede llenarte de amor, Pero sus huecos insaciables No te p...