Mis primeros recuerdos

La primera mujer a la que amé fue a mi madre. Mis primeros pasos los di escapando, el primer aroma que recuerdo es del alcohol destiladondose de la boca abierta de un intento de padre desplomado sobre el sillón. Mi maestro más constante fue el televisor, mi primer pasión fue una bicicleta roja con la que pude escapar aún mas rápido de los castigos que, sin remedio, conseguía a menudo por cualquier motivo. Mi mejor amigo fue Locke, un pastor alemán que siempre me defendió hasta que rompieron sus costillas de una patada y su cráneo de un balazo cobarde. Mi primer libro: el Mago de Oz, mi primer sueño, ser aviador. Volar intrépidamente entre nubes sin que nadie me pise los talones ni me obligue a aterrizar. Mi segunda mujer se asomaba desnuda desde una de las paredes del living y era a quien visitaba de vez en cuando durante mis escapes nocturnos. Mi tesoro, las bolitas que ganaba al enfrentarme a otros niños y salir casi siempre victorioso. No es que sea mucho, pero en verdad creo que tenía un talento especial, una gran punteria. Rojas combinadas con azul y verde, amarillas, transparentes, naranjas… me gustaba acercarlas a la ventana de mi habitación cuando había luna y hacerlas brillar como si cobraran vida. Mi primer asesinato fue hace 20 años, lejos de estos barrotes que hoy me encierran injustamente. La segunda vez que vi a la muerte fue cuando arrancaron de mi vida a la única mujer que me amaba y cobre justicia por ello. Mi más profundo odio fué hacia un hombre que durante muchos años debí llamar "papá".

Algodón y azúcar

Él parece de algodón y azúcar, Pero en el centro es una roca despiadada. Él puede llenarte de amor, Pero sus huecos insaciables No te p...