Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2017
Quiero hundir hasta en fondo mis narices en el agua! Soplar de ellas y de mi boca burbujas, sonreír.
Que me toquen el rostro, que me acaricien, porque las caricias están en peligro de extinción.
Quiero inventar otro mundo.
Quiero de lo mejor para ellos, siempre.
A mis veinte era super oscura, ahora los oscuros son ellos. Antes me sentía insignificante para el mundo y dolida. Ahora cada tanto me asomo por la ventana y me vuelvo a desasomar. No sé si no hice mal en esconderme tanto tiempo, no lo sé...
A veces añoro cosas que nunca ocurrieron, como si estuviera viajando en el Delorean. Esos son mis recuerdos más felices: la brisa, el sol y la risa de Mateo.
 Que bueno sería que nos definieran nuestros sueños.
Y entonces reflexioné sobre aquello: el pintor o aquel que pinta, puede decorar una pared con su obra. El fotógrafo también. Lo mismo ocurre con con los ceramistas, ebanistas, etcétera. Los músicos producen sinfonías, canciones que podemos escuchar una y otra vez o ni bien entramos a algún lugar... Los escritores, o aquellos que escriben, tienen la facultad de obrar y esconder sus obras: entre las tapas de los libros, cuadernos, o incluso en páginas web desconocidas para casi todo el mundo. A ellos se los tiene que salir a cazar.

Y que mañana sea mejor

"Recuerdo los llamados de mi abuelo, siempre preguntando por el chiquito
Y algún día el teléfono será solo un recuerdo."


Tomarte fuerte entre mis brazos, quererte.
Acobijarte en mi locura, engendrar un poco de la tuya juntos.
Curar cada una de tus lunas o al menos, soñar que puedo hacerlo.
Solo te deseo cosas buenas,
Aunque parezcamos dos barcos amarrados
Uno junto a otro,
Que se chocan con la marea.

Que los años venideros te traigan calma
Y que la calma te dibuje notas en el aire.
Que puedas atraparlas en forma de música
Y seas feliz.
Y que mañana, sea mejor.




Sin título

¿No nos queda solo, desaparecer... ? Si evidentemente, parte de nosotros ya desapareció.
 Ya no somos uno mismo, menos que eso.

Es como que vamos borrándonos mientras que los que se escriben de cursiva y New Roman sólo escriben pelotudeces.
 La gente me gusta cada vez menos y cada vez menos, me gusta la gente.
Aguantar, respirar, llorar muy poquito, callar y olvidar. Un poco de esto todos los días y te recibís de persona.  Dónde quedaron los años de poesía?
A dónde se fueorn esas luchas en las que había velas, silencio y una tristeza tan fuerte que helaba todo a su alrededor?
MuchasPreguntas. de cosas disferentes pero siempre de todos nosotros. ¿la humanidad es otra o solo cambia el tamaño de la rueda en que gira?
mE GUSTARÍA MAS QUE nada llegar a ver que nos vamos construyendo luego de todo.

Azabache

¿Cómo puedo escribir con tanta oscuridad? Si en el mundo entero se apago la luz, si todos nos volvimos tan oscuros que solo andamos por ahí chocando unos contra otros. Solo quiero vomitar penumbra en el arduo vacío de sus cabeza y algunas veces, incluso, descerebrarme como varios de ellos. Porque el odio no tiene límites y contamina. Porque la naturalidad de los hechos y las costumbres que nos representan asusta y cada vez menos: son cada vez mas naturales. Porque a veces siento que ya no siento nada, producto de vivir en una trivialidad constante donde nada hace a la diferencia porque siempre se busca callar otras voces con la de uno mismo y todo es (o se vuelve) anodino. 


La soledad es el abrazo acorazado de uno mismo tratando de repeler a la muerte, a la locura o al otro. Y el otro es el enemigo, definición hoy en cualquier buscador.

Si matamos al otro y el otro nos mata a nosotros no queda nada que defender. Si intentamos matarnos solos, nadie va a defendernos.