Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2011

A vos

Descanso mis ojos y puedo verte Como no quisiera, puedo verte. Veo mis piernas y encuentro algo tuyo en ellas Delgadas,  flojas. Pequeñas marcas me recuerdan lo que no desearía recordar Porque no es agradable volver a verte En tus últimas imágenes. Porque es tan triste que podría llorar. Yo, que te quise tanto. Yo que te amé tanto Y no podía verte. No así.
¿Qué pensarías de mi? Vos, que mi quisiste tanto, Vos que me amaste tanto. Yo que te prometí volver y no lo hice… Yo, que te falle Solo por no poder verte morir.
Si pudiera tenerte viva como antes, Riendo hasta de vos misma. Si el forro de arriba pudiera darnos más tiempo Tiempo como los de antes Cuando esa enfermedad aún no te había arrancado el alma…
Quisiera darte un niño para cargar, Quisiera que me veas feliz mujer, madre, feliz. Pero hasta eso está lejos Y no me alcanza la vida para lamentarlo.
Como dijo mi hermanito, ahora estas en el cielo y podes volar Ya no te moves entre brazos y ruedas a donde vayas. Quizás volviste a …

Ser o no ser...

¿Ser o no ser? Ésa fue la cuestión. De chicos nos gustaba el arte, lo que en realidad para nosotros en ése momento, era poder dibujar y pintar en la casa de tu mejor amiga de la primaria con su cajita llena de fibrones, lápices, crayones y hasta acuarelas mientras ella se aburría porque quería jugar a las muñecas y nosotros le decíamos: vamos a jugar a que dibujamos. Algunos años después, tantas películas de fantasía nos llevaron a plasmar nuestra imaginación en pequeños relatos donde una chica moría y su espíritu vagaba por ellago de un bosque queriendo decirlea su padre que no llore por ella; o dos jóvenes se amaban en la escuela, se escribían cartas y se las dejaban al pie del árbol de la plaza del barrio donde habían tallado sus nombres y un gran corazón. Entonces un día tu mamá te dice “¿no querés que te lleve a un taller de escritura?”; todavía recuerdo cuando a los cinco años lloraba y le decía que nunca iba a aprender a escribir, que me era imposible. Ahí es donde creemos que …
El relámpago

Las carcajadas devoraban el aire enviciado y repleto de humo. La tenueidad las volvía tan macabras como el ambiente, mientras destilaban alcohol por cada rincón del bar. Los porrones de cerveza chocaban bastante entre si, celebrando las hazañas realizadas por unos jóvenes británicos.
Hablaban de como habían asesinado campesinos y se habían apropiado de sus mujeres solo para impartir miedo y generar respeto en sus tierras. Creían ser tan dominantes y se enorgullecían de la cantidad de esposas e hijas que habían violado, derrochando su dinero como agua en la barra.
Una de las gordas dueñas de la taberna celebraba con ellos desnudando sus pechos para que los "ganadores" puedieran observarlos mientras les llenaba las copas. No faltaba demasiado para que los elogiados subieran por sexo a los cuartos para culminar su jornada bien satisfechos. No importaba si tenían mujeres esperandolos en sus casas o niños sufriendo pesadillas de madrugada.
De pronto, el crujir de…

Una loca venganza

Walter se había comprado zapatillas nuevas en colores beige, chocolate y con unas franjas celestes. Busco en el ropero aquella remera blanca con escote en v que le ajustaba los hombros, la puso sobre la cama junto a su jean preferido y fue a darse una ducha. Al salir del baño se puso desodorante, se vistió y bajo a comer con su familia. Una sonrisa autentica se dibujaba en su rostro: esa noche se encontraría con Julieta, su amor de la secundaria.
Habían estado de novios tres años, las circunstancias de la adolescencia los separaron pero luego de varios meses sin verse, ambos, sentían lo mismo que cuando decidieron estar juntos: un amor inmenso.
A las once de la noche recibe un mensaje de texto que decía "ya comí, me venís a buscar?". Se termino rápido lo poco que quedaba en su vaso y corrió a abrir la puerta de su casa. Salió a la calle y comenzó a caminar, cada paso que daba era un recuerdo vivo que se cruzaba por su cabeza, como si el tiempo no hubiese pasado, como si nunca …
Subir al delorean, revivir los años de amor una vez más pero desde otro lugar. Disfrutar lo real de la vida sin sueño, sin cuentos, solo lo que tenemos y no tenemos.
Siempre te voy a querer, por mas grandes e iguales que estemos.

Siempre voy a querer volverte a ver unos días después
Ningún viento desdibuja tu recuerdo
Por más fuerte que sople,
Jamás soñaré mas que a tu lado
Luego de tantas noches juntos.
Hay algo inmenso que expande mis pulmones e ilumina mis ojos
Cuando te paseas por mi cabeza,
Y nace la sonrisa de saber que fuiste real
Y siempre bien te voy a recordar.

Hoy estoy increíblemente bien,
Quería decirte:
Soñadora,
Solitaria
Y a la vez
Rodeada de amigos.

Si me vieras,
Proyectando sobre la vida
Con una mente arrojada de cuentos
En mi biblioteca solo guardo
El libro que lleva tu nombre
Nadie puede decir
Que no volvamos a leerlo.
Aunque ya no espero más de lo que merezco
No busco lo que no puedo encontrar.
Coloreo cada día con crayones vivos
Y no añoro los años que son de alguien más.

Aprendí a vivir sin tu angustia
Sin creer que todo estaba perdido
Y salí a ganar por las mías
Sin tener que reemplazarte con arena
Que termina por escaparse de estos dedos míos.

Hoy quiero darte un mate
Y devolverte alguno de los tantos cigarrillos que me convidaste
Lo que el camino nos depar…

Soltaré

Dejaré salir a la bestia y que ella se monte a todo éste jodido mundo que durante un lapso de tiempo extenuante, la mantuvo oculta . Años comiéndose dolor y llanto, tras el umbral de mis ojos , viva y enfurecida, llena de odio.
No mira hacia atrás, solo despedaza sombras que nada pueden hacer para ahogar se sed.
La bestia no siente dolor, no tiene melancolía, no busca pasión y mastica corazones con sus fauces ensangrentadas y respira sueños aniquilados con excesiva fuerza.
No voy a ponerle ningún bozal, ningún collar arriesgará su fiebre. Ya destrozó las puertas, arranco los últimos pedazos de estacas de su cuerpo, aquellos con los que se creyó que moriría pero la bestia vive más que nunca y ha abandonado las tinieblas para erradicar todo lo que ponga en peligro su frágil existencía.

Ocurrencia

De a poco me desvanezco, estoy dejando de existir en el mundo donde mis palabras tenían fuerza y eran leídas. Ya no hay historias de niños de diez años, de ángeles y espartanos, de paraguas y locas bellas. Ya no hay cuento que cuente con ganas de contar, con ganas de contagiar, de despertar, de crear.
La soledad me ha tomado de rehén, la música, su irremplazable colega me tomó como prisionera sin dejarme un respiro siquiera para desahogar media lagrima: me han vaciado de melancolía con movimientos de cadera y cuerdas vibrando. Los amigos, expectantes todo el tiempo y encargados también de que no vuelva a sentirme triste.
Extraño... por primera vez sigo una línea constante sobre la que no dejo de disfrutar el paisaje: rio, canto, bailo, me impregno de los más arduos aromas de los buenos momentos, comienzo a descubrirme nuevamente a partir de mi y no de alguien más, existo, sexisto, acompaño, llevo, traigo, convido y demás pero... No me siento muy yo sin mí pero si mi se alejo dejando a …

Bailemos Rock

En la noche, al silencio del sueño
Oigo una guitarra que me llama
Como si tuviera voz propia
Sacude mi alma
Quiere arrancarla de mi cuerpo
Y me hacerme bailar.

Si te sigo no hay llanto
Si me esclavizo a vos solo huelo libertad
Si me secuestras nadie podra amarrarme
Y si en vez de morirme te elijo
Es porque abandono mi egoismo
Y me sexisto para todos los demás.

El violero sin rostro me arranco la soledad
De un salto y a sus pies me encuentro ya
Bailemos rock esta noche para olvidar las penas
Y si el mundo parece haber terminado
Mejor bailemos y que vuelva a girar.

Bailemos que el dolor es en vano
Yo prometi esperar y eso voy a hacer
Bailemos y sigamos esperando
A quien nos cubra luego con sus brazos
Y no se vaya antes del amanecer.

Si hay un amor infinito
Solo el tiempo lo descubrirá
Mientras tanto bailemos y sigamos esperando
A quien luego no se vaya con el primer amanecer.

El violero sin rostro me arranco la soledad
De un salto y a sus pies me encuentro ya
Bailemos rock esta noche…

En lo de Mildred Jhones

En lo de Mildred Jones

Serpientes de pluma de todos los colores
Se paseaban por el lugar.
Engreidas, altivas,
Enrroscadas en redondos cuellos
Que bailaban al compás.
Las señoras espeluznantes
Con sus vestidos de raso y chifón
Con sus encajes negros
Ahorcando las cinturas
Brotando carcajadas de sangre
Detras de los labios entre rojo y bordó.

Ellas bailaban,
Reian,
Fumaban,
Detrás de negros antifaces,
Cubriendo sus manos con guantes.
Las medias de red
Les estrujaban las piernas
Y los zapatos,
A punto de explotar,
Gritaban en la fiesta.

Pero las señoras impactantes
Se reian
Y solo con ellas y no de ellas
Reian sus invitados.
Prestigiosos hombres de la aristocracia
Se veian tan sobrios
Y en lo obvio
Tan farsantes.

Bailaron y rieron
La servidumbre les mantuvo llenas las copas
Bebieron y fumaron
Abastecidos por la plebe todo el tiempo

Y es que en lo de Mildred Jones
Todas las fiestas eran de adular
Las señoras se pavoneaban
Y los hombres
No dejaban de halagar
Los ricos se divertían
Y los…
Nunca debi intentar borrarnos, nunca debi apartar los vestigios de nuestro amor.
Lo real es intangible, lo verdadero son las promesas que van a cumplirse.
Hoy no es nuestro tiempo,
Hoy es gris
Mañana volveremos a ser los de antes.
El color mojará nuestros días,
Tendremos lo que siempre tuvimos que tener.
Y todo volverá a ser como siempre debió,
Unicos, eternos, especiales,
Nosotros y nuestra historia sin fin.

Yo voy a esperarte, voy a hacer que el tiempo perdido termine valiendo la pena.
Yo voy a amarte, como siempre lo dije,
Para siempre.

Solo espero que no te desvanezcas, que solo mires atras para querer seguir adelante.

Se que desnuda de Dios y a orillas del mar, todo será como debe ser

El tiempo no sirve

Risas, llantos de madrugada
Esos sonidos que se escapan antes de llegar.
Noches de insomnio, mañanas alegres,
Pañales rebeldes que no tendré que aprender a domar.

Porque no estas, ya no estas aqui.
Ya no descansas en mi vientre, realmente,
Ya no estas en mi.

Hay historias, fabulas por contar
Y esos viejos consejos que mama me tendría que dar.
Una pieza chiquita por pintar
Llenar de colores tu mundo,
Mi vida,
Cantarte para que puedas descansar.

Pero no,
Pero no.
El tiempo se estingue y los recuerdos que no existen
Al olvido no se entregarán.

Lo lamento hijo, te traté tan mal.
Y a la hora de pedirte perdón,
No tengo donde rezar.
Si pudieras escuchar ésta canción,
Si pudiera volver el tiempo atras,
Si pudiera cuidarte como debí hacerlo
La tempestad en mi vida
No me ahogaria más.

Pero no,
Pero no.
El tiempo se estingue y los recuerdos que no existen
Al olvido no se entregarán.

El tiempo se estingue,

El tiempo no sirve

Y vos no vas a regresar.