Ir al contenido principal

Mates y algo más: capítulo 3

Salió con las chicas. Llevaba puesta su pollera “de la suerte”, unos stiletos rojos y una remerita de modal del mismo color. Fueron a Siddhartha, como de costumbre, y el di jockey, ese vecino de tantos años las hizo entrar gratis. Pasaron primero por la barra, ella pidió un Fernet, dos porrones de cerveza y un speed con vodka. Mientras les alcanzaba los tragos a sus amigas, se fijo en el chico de la baqueta de la punta. Un rubio de ojos claros con camisa negra y jeans que tomaba un whiskey sin sacarle los ojos de encima. Ella sonrió sin abrir la boca y regresó con sus amigas par air a la pista de baile. Enseguida sonó su canción y entre las cuatro bailaron en círculo “A little respect”. Su grupo aplaudía mientras ella movía sensualmente las caderas e instintivamente dirijió su mirada a la barra: alguien seguía sin sacarle los ojos de encima. Siguió bailando y bebiendo una Warsteiner cuando dos de sus compañeras fueron al baño. Esa noche el boliche estaba lleno, quizás había unos cuantos conocidos pero no estaba haciendo and amalo como para llamar la atención.
Por la mañana recibió un agradable llamado y a su vez, una invitación que aceptó con gusto. Cuando colgó el teléfono se cuestionó un poco, fue al baño para hacer pis y sintió un dolor agudo en su vagina. Se miró entre las piernas con un espejo y descubrió que la irritación que venía molestándola desde hacía unas semanas, seguía.
-Soy entonces-se dijo- alérgica.
Esperó a la noche con ansias. A eso de las 7 de la tarde se baño, eligió cuidadosamente su ropa interior, se puso un vestido de algodón negro, unas sandalias de buen taco, se lancho el pelo, sacó su botellita importada de Paco Raban del ropero y luego de maquillarse un poco y perfumarse, se puso su camperita de cuero violeta y pidió un taxi par air a su cita. Eran ya las nueve y media.

Pasaron tres horas más hasta que las chicas terminaron de irse. Eran ya como las cuatro de la mañana. Agarró su celular para programar el despertador y por una extraña curiosidad, abrió el calendario.
-Martes tres, miércoles cuatro, jueves cinco, viernes seis. Sábado 7…cuatro días nada más.
Lo dejó en la mesita de luz y se acostó en su cama de dos plazas con una melancólica sonrisa mientras pensaba:
-Como extraño a Franco…

Consiguieron un sillón libre y se sentaron. Las chicas volvieron y fumaron unos cigarros. Al rato ella y una amiga fueron al baño, esquivando gente mientras bebía de su pequeña botella porque no quería hacerlo luego de llegar. En eso va a dejarla sobre una mesa vacía cuando alguien la empuja, haciéndosela tirar.
-Discúlpame, no te vi.
-No no, está bien. Ya la había terminado- dijo mientras se levantaba del suelo, donde
La botella había desaparecido. Cuando alcanza a ver quién fue el imbécil q la tiro, se queda en pausa.
-Si querés te invito a tomar otra- era el rubio de la barra
-no gracias, me espera mi amiga- y sin decir nada mas se fue al baño
-¿Dónde estabas boluda? Te perdí en el camino.
-Un flaco me empujo y me caí
-¿Estás bien?
-si, no me paso nada, pero me re quede…
-¿Con que?
-Con el chabón ese, me encanto
-¿Si?, ¿Cómo era?
-Rubio de ojos claros, muy bonito
-Jajá, mostrámelo cuando volvamos! A ver si me da bola. Últimamente no encuentro nada como la gente y los chicos lindos están todos de novios. El resto son todos borrachos
-Olvídate, yo lo vi primera. A demás, me invito a tomar algo
-¿Y pensas ir?
-Si, ¿Por qué no?

Comentarios

Xaj ha dicho que…
Hay algunos hombres buenos y pocas mujeres solas, dice el calamar en los ro`.

Esos torbellinos de piel en lugares a media bombita, si, botellas, empujones e ilusiones varias.

Saluditos.

Entradas populares de este blog

¿Qué es dudar?

Estar al borde, a un paso, del vacío. Sobre una cuerda floja, esquivando misiles que se precipitan a embestirnos con sus volúmenes en cursiva e imprenta; antecedidos y seguidos, siempre, por aquellos garabatos que simbolizan su inmensa finalidad. Una tras otra, las preguntas luchan por arrojarnos de un lado u otro de la cuerda, hacia una dirección u otra hasta que la más acertada e inteligente de todas logra desvanecernos a la certeza de una sola y firme respuesta.

Quiero desvanecerme aunque sea solo una vez

Me compre un nuevo par de anteojos

¿Fetichismo? ¿Materialismo? ¿Última moda?

A veces me gusta desaparecer un poco, hacerme invisible, convertirme en una sombra. Y, porque no, ver las cosas de un modo más onirico

Ella y su beso del diablo

Si te descuidas ella te enamora
Si no le prestas atención, tú te la perderás
Si la cuestionas ella no va a reprocharte,
Solo te verá desde el otro lado de la puerta
Pero si la admiras, ella te enloquecerá

Nunca se sabe bien que podrá ser con ella
Aunque todos sabemos a donde quiere acabar
Se pierde en el camino y toma otros rumbos
Siempre esperando llegar,
Llegar al mismo lugar.

Si nunca ha mojado tus perversiones
Es porque nunca la viste de espaldas
Y si has estado entre sus garras
Sabrás de que hablo cuando pienso que es la mejor

Ella es dueña de un puñado de sueños rotos
Cree que son su mejor canción.
No intentes arrebatarselos nunca
Porque por más que esten rotos
No dudará en arrancarte los ojos
Si es que quieres robarselos.

Vive amarrando esos pedazos de vidrio en sus manos
Con cuerdas gastadas de esperanza
Pero cuando se libera de sus amarres
Suele caminar muy bien
Y si ha escojido un objetivo
Lo acaricia aún mejor

Y es que a esta chica de ojos tristes
Y corazón blando
Maldigo …

Bailemos Rock

En la noche, al silencio del sueño
Oigo una guitarra que me llama
Como si tuviera voz propia
Sacude mi alma
Quiere arrancarla de mi cuerpo
Y me hacerme bailar.

Si te sigo no hay llanto
Si me esclavizo a vos solo huelo libertad
Si me secuestras nadie podra amarrarme
Y si en vez de morirme te elijo
Es porque abandono mi egoismo
Y me sexisto para todos los demás.

El violero sin rostro me arranco la soledad
De un salto y a sus pies me encuentro ya
Bailemos rock esta noche para olvidar las penas
Y si el mundo parece haber terminado
Mejor bailemos y que vuelva a girar.

Bailemos que el dolor es en vano
Yo prometi esperar y eso voy a hacer
Bailemos y sigamos esperando
A quien nos cubra luego con sus brazos
Y no se vaya antes del amanecer.

Si hay un amor infinito
Solo el tiempo lo descubrirá
Mientras tanto bailemos y sigamos esperando
A quien luego no se vaya con el primer amanecer.

El violero sin rostro me arranco la soledad
De un salto y a sus pies me encuentro ya
Bailemos rock esta noche…

Los que fuimos a morir te saludan

Alguna vez me encontré en la cima de uno de los reinados más extensos de este mundo, el de la gran cordillera que se pierde al sur y posee los cuatro climas. Eran otros tiempos. Clavé mi fal e incrusté mis balas en más de mil cuerpos defendiendo mi puesto y a mis hombres. Mi ego se bañaba en la sangre del enemigo, mi codicia se alimentaba de la fortuna de los otros hasta hacer de ellos pobres mendigos. Sentí la gloria al ver los rostros de quienes nos temían y admiraban a la vez. Tuve maestros que me enseñaron, más que a sobrevivir, a pelear por honor. De a poco formé parte una alianza de increíbles caballeros de distintas virtudes que me fueron fieles hasta el último momento, cuando sus gargantas ya no desterraron la desesperanza del último campo de batalla con su grito de guerra. Mi mayor sentimiento de gratitud por haber peleado codo a codo con ellos. Estuvimos tan cerca de ser los mejores, invencibles, inolvidables, dueños de lo que siempre fue nuestro; pero muchos cayeron en las …