Ir al contenido principal

Malena no juega

Como todas las mañanas, mamá me ayuda a calzarme la mochila y abrocharme el guardapolvo luego de tomar el desayuno. Salimos de casa, me sube a su bicicleta y me lleva al colegio por las calles de tierra que se tejen entre las cuadras del barrio. Oímos alguna que otra bocina de coches de los vecinos y respondemos con un amable gesto de la mano y una sonrisa. Luego de hacer unas diez cuadras, mamá me baja de la bici, me da un beso en la mejilla y me voy corriendo a ver a mis amigos que me esperan en la entrada de la escuela para cambiar figuritas antes de entrar a clases.
Nosotros, los varones, en general estamos todos juntos en las escaleras del edificio, mientras que las chicas se dispersan en dos o tres grupos mas pequeños. A las ocho en punto suena la campana y todos nos vamos adentro, ahí es cuando llega ella. Tan silenciosa como mi papá cuando está en casa descansando, sube las escaleras, cruza el hall, camina por el pasillo y entra al salón y se sienta en su banco de adelante, contra la pared. No habla con nadie más que con la maestra. Al principio nos reíamos de ella porque no tenía amigos pero luego nos acostumbramos a su “ausencia” .
Es difícil prestar atención cuando Pedro me muestra, por debajo del banco, las figuritas que se compró. Yo no tenía ninguna de ellas así que me puse a negociar para conseguir al menos dos o tres de las suyas y no podía esperar hasta el recreo. No me faltaban muchas para completar el álbum así que las de Pedro, que se reía y me gozaba fastidiosamente, eran claves pero la maestra no lo entendía y nos callaba a cada rato. Volvió a sonar la campana y todos salimos al patio para disfrutar nuestro recreo menos ella, que se quedaba en su banco haciendo no se qué porque yo ya no estaba ahí para saberlo. Cuando se hicieron las doce sonó la última campana y nos fuímos cada uno para su casa. Era viernes y como de costumbre, mamá me dejaba ir a jugar al fútbol a la plaza después de tomar la leche, con los chicos de la escuela (ya que todos eramos del mismo barrio). Ahí, sobre la plaza, vivía la chica silenciosa y una de sus ventanas daba a la calle. A veces la veía observándonos detrás de sus cortinas, tan tímida. Yo no se porqué nunca viene a jugar con nosotros si vive sola con su padre, no tiene hermanos menores que cuidar. Su hermana mayor se había ido a vivir con el novio hacía varios años y nunca más la volví a ver, creo que ya no fue a visitarlos.
Esa tarde, Pablo pateó bien fuerte la pelota y no sólo le erró al arco sino que la clavo bien arriba de un árbol, era imposible bajarla así que tuvimos que suspender el partido. Algunos de los chicos se fueron a sus casas y otros nos colgamos de las hamacas donde estaban las chicas, organizando para jugar a la mancha. Eramos pocos: Julian, Pablo, Eugenia, Virginia y yo así que se me ocurrió invitar a la chica silenciosa.
-¿Cómo se llama?-pregunté
-Malena- me dijo Virgi- pero yo no la voy a ir a buscar. Andá vos que tuviste la idea.
-Bueeeno, voy yo
Crucé un cuarto de la plaza, la calle con cuidado porque a mi mamá mucho no le gustaba y llegué hasta la pequeña puerta de su casa, de una chapa descascarada y medio hundida como si la hubiesen pateado fuerte. Un perro empezó a ladrar de golpe, ni bien me paré frente a ella y podía ver como asomaba sus garras por debajo. Golpeé mis manos y una voz grave preguntó “¿Quién?”
-¿Está Malena?
La puerta se abrió y hombre alto, desprolíjo, con un olor fuerte y feo agarro al perro (que era un pastor alemán) por el collar y me habló de mal modo.
-¿Para qué la querés a Malena?
-Disculpa yo.. quería saber si..
-¿Si qué?
-Si podía salir a jugar con nosotros
-No nene! Malena no va a salir a ningún lado así que no vengas a buscarla mas y donde te vuelvo a ver por acá te suelto al perro
El hombre dio un portazo y yo me volví para la plaza con los chicos a jugar a la mancha hasta que se empezó a hacer de noche y mi mamá me vino a buscar para que no me volviera solo. Anduvimos juntos por las calles de tierra, yo pateaba algunas piedras hasta que las sacaba fuera del camino no se bien porqué. Quizás, sin darme cuenta, las estoy salvando de las ruedas de los autos para que no las pisen. No se porqué salvo a las piedras y no a los gorriones que alcanzo con mi gomera, no se porqué Pablo no puede hacer un gol pero si patear la pelota al árbol bien arriba, no se porqué a Pedro le tocan figuritas más difíciles que a mi ni tampoco porque la niña silenciosa no nos habla... Yo no se porqué a Malena no la dejan salir a jugar.



Yo no sé si Malena sabe que yo la llevaría a jugar conmigo todos los días y le hablaría cada mañana en el colegio para que se sienta bien y no esté tan sola.

Comentarios

Aldana ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por el autor.

Entradas populares de este blog

¿Qué es dudar?

Estar al borde, a un paso, del vacío. Sobre una cuerda floja, esquivando misiles que se precipitan a embestirnos con sus volúmenes en cursiva e imprenta; antecedidos y seguidos, siempre, por aquellos garabatos que simbolizan su inmensa finalidad. Una tras otra, las preguntas luchan por arrojarnos de un lado u otro de la cuerda, hacia una dirección u otra hasta que la más acertada e inteligente de todas logra desvanecernos a la certeza de una sola y firme respuesta.

Quiero desvanecerme aunque sea solo una vez

Me compre un nuevo par de anteojos

¿Fetichismo? ¿Materialismo? ¿Última moda?

A veces me gusta desaparecer un poco, hacerme invisible, convertirme en una sombra. Y, porque no, ver las cosas de un modo más onirico

Ella y su beso del diablo

Si te descuidas ella te enamora
Si no le prestas atención, tú te la perderás
Si la cuestionas ella no va a reprocharte,
Solo te verá desde el otro lado de la puerta
Pero si la admiras, ella te enloquecerá

Nunca se sabe bien que podrá ser con ella
Aunque todos sabemos a donde quiere acabar
Se pierde en el camino y toma otros rumbos
Siempre esperando llegar,
Llegar al mismo lugar.

Si nunca ha mojado tus perversiones
Es porque nunca la viste de espaldas
Y si has estado entre sus garras
Sabrás de que hablo cuando pienso que es la mejor

Ella es dueña de un puñado de sueños rotos
Cree que son su mejor canción.
No intentes arrebatarselos nunca
Porque por más que esten rotos
No dudará en arrancarte los ojos
Si es que quieres robarselos.

Vive amarrando esos pedazos de vidrio en sus manos
Con cuerdas gastadas de esperanza
Pero cuando se libera de sus amarres
Suele caminar muy bien
Y si ha escojido un objetivo
Lo acaricia aún mejor

Y es que a esta chica de ojos tristes
Y corazón blando
Maldigo …

Bailemos Rock

En la noche, al silencio del sueño
Oigo una guitarra que me llama
Como si tuviera voz propia
Sacude mi alma
Quiere arrancarla de mi cuerpo
Y me hacerme bailar.

Si te sigo no hay llanto
Si me esclavizo a vos solo huelo libertad
Si me secuestras nadie podra amarrarme
Y si en vez de morirme te elijo
Es porque abandono mi egoismo
Y me sexisto para todos los demás.

El violero sin rostro me arranco la soledad
De un salto y a sus pies me encuentro ya
Bailemos rock esta noche para olvidar las penas
Y si el mundo parece haber terminado
Mejor bailemos y que vuelva a girar.

Bailemos que el dolor es en vano
Yo prometi esperar y eso voy a hacer
Bailemos y sigamos esperando
A quien nos cubra luego con sus brazos
Y no se vaya antes del amanecer.

Si hay un amor infinito
Solo el tiempo lo descubrirá
Mientras tanto bailemos y sigamos esperando
A quien luego no se vaya con el primer amanecer.

El violero sin rostro me arranco la soledad
De un salto y a sus pies me encuentro ya
Bailemos rock esta noche…

Los que fuimos a morir te saludan

Alguna vez me encontré en la cima de uno de los reinados más extensos de este mundo, el de la gran cordillera que se pierde al sur y posee los cuatro climas. Eran otros tiempos. Clavé mi fal e incrusté mis balas en más de mil cuerpos defendiendo mi puesto y a mis hombres. Mi ego se bañaba en la sangre del enemigo, mi codicia se alimentaba de la fortuna de los otros hasta hacer de ellos pobres mendigos. Sentí la gloria al ver los rostros de quienes nos temían y admiraban a la vez. Tuve maestros que me enseñaron, más que a sobrevivir, a pelear por honor. De a poco formé parte una alianza de increíbles caballeros de distintas virtudes que me fueron fieles hasta el último momento, cuando sus gargantas ya no desterraron la desesperanza del último campo de batalla con su grito de guerra. Mi mayor sentimiento de gratitud por haber peleado codo a codo con ellos. Estuvimos tan cerca de ser los mejores, invencibles, inolvidables, dueños de lo que siempre fue nuestro; pero muchos cayeron en las …