El caminante (poesía)

El caminante


El rueda el cemento con sus pies
El embarra las ilusiones con su sed
Se origina para si mismo
Un infinito nebuloso
Que ni el sol puede esclarecer
Porque si de incierto se habla
Así, su camino es.

El busca algo perdido
Después de tanto andar
Algo perdido en el camino y,
Sin embargo,
No puede volver atrás.

Pinta fotografías en su mente
Recuerda historias de cajón
Lleva en su abrigo más de doscientos nombres
Y otros treinta y cuatro en el pantalón
Esconde su cabello emblanquecido
Bajo un gorro de gamuza azul
Pero no puede esconder sus años,
Que en el fondo de sus ojos
Oscilan el último adiós

Quizás ahora si
Sus manos estaban preparadas para trepar
Con tantas arrugas y asperezas
Los árboles ya no se le resbalarían más.
En lo alto de sus copas
Imagina una siesta
De a no despertar

1 comentario:

gabriela pesclevi dijo...

aldanilla. acabo de terminar la lectura del caminante. por cierto melancólica y también con sutilezas

tus escritos todos tienen garra e intesidad y además hay una suerte de capacidad comprensiva, una atmósfera comprensiva -por decirlo de alguna manera- de lo que atraviesa el mundo/ de lo que nos atraviesa/ de lo que encontramos/ lo que perdemos

abrazo y avantti con tutti

gabi de los amantes de la serpentina para lo que mande

Algodón y azúcar

Él parece de algodón y azúcar, Pero en el centro es una roca despiadada. Él puede llenarte de amor, Pero sus huecos insaciables No te p...